En el último semestre

PyMEs: preocupación por aumentos de hasta el 100% en electricidad

Desde Industriales Pymes Argentinos (IPA) denunciaron que en los últimos 6 meses las empresas del sector recibieron facturas de electricidad con subas de hasta el 100 por ciento. El presidente de la entidad, Daniel Rosato, advirtió que ese salto en el precio «tendrá una consecuencia muy fuerte sobre la economía».

«Las variaciones de las boletas de electricidad que llegaron a las pymes durante el último semestre son impactantes. En todos los casos, pertenecen a aumentos de precios en los cargos adicionales que corresponden al Mercado Eléctrico Mayorista (MEM), que llevaron a duplicar el costo de la energía eléctrica para las fábricas electrointensivas», afirmó el dirigente.

Según consideró Rosato, estos aumentos provocarán una «pérdida de rentabilidad y retracción de inversiones» y reclamó a revisar las variaciones en el MEM debido a que «la falta de rentabilidad tiene un impacto directo en el desarrollo de la actividad económica, que verá cortado en la reactivación la posibilidad de crecer por encima de la variable apertura y mayor consumo luego de los cierres por pandemia».

«Es momento de quiebre. O crecemos o nos quedamos conformes con la comparación con 2019, cuando las fábricas cerraban y veníamos de una crisis recesiva histórica. Hoy el panorama es muy diferente porque las políticas del Gobierno marcan un sendero de industrialización claro, pero hay que revisar estas situaciones que terminan siendo errores no forzados en contra del propio modelo de producción y generación de riqueza vía valor agregado», sostuvo el empresario, en un comunicado.

El dirigente industrial señaló como consecuencia de falta de rentabilidad la «escasa creación de empresas, que en definitiva son la variable para bajar el desempleo y generar una formalidad que le sirva al Estado para poder recaudar e invertir en mejoras sociales».

«Hoy las pymes seguimos sosteniendo precios, pero en algunos casos es inevitable hacer recargos para poder sustentar el negocio. Un aumento del 100% en el costo de la energía es imposible de trasladar a góndola porque la inflación no da para más, aunque la represión de los aumentos surgidos de los insumos difundidos es pan para hoy y hambre para mañana», agregó.

Rosato llamó a las autoridades del sector energético a «debatir las medidas con los clientes del sistema mayorista, que en su gran mayoría son pymes», y reclamó además que «las modificaciones que afectan la toma de decisiones de largo plazo se analicen de manera conjunta».

«Es una época en donde la producción, el trabajo y el Estado están alineados en un mismo camino. Es importante, entonces, que se puede coordinar el plan que genere previsibilidad para poder darle un horizonte claro al futuro del país», expresó Rosato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *