Carlos Achetoni, presidente de Federación Agraria

«La carne en góndola no creo que baje»

El Presidente de la Federación Agraria Argentina, Carlos Achetoni, insiste que “los productores agropecuarios no son formadores de precios” y critica al Gobierno por la decisión de cerrar las exportaciones de carne por 30 días. Recuerda que “quedamos en revisar la cadena todos juntos y nunca nos convocaron a hacerlo”. “Todas las decisiones las toman con los más concentrados”, agrega.

Respecto al aumento de los precios, Achetoni señaló en una entrevista con Economía Real que “es muy difícil que le bajen el precio en góndola de un producto que ya tomó un ritmo”, con la medida anunciada por el Gobierno. Sobre su sector contó: “En la producción, los insumos que son importados están tomando un ritmo demasiado fuerte. El fertilizante para la pastura se ha ido de 300 a 600 dólares”.

–¿Qué es lo que más impacta en los precios en la producción?

–En la producción, los insumos que son importados están tomando un ritmo demasiado fuerte. El fertilizante para la postura se ha ido de 300 a 600 dólares. Ese costo de producción hace que se licue lo que cree la sociedad que hay una sobreretabildiad del sector. Pero se está jugando al límite, cualquier maniobra de estas lo que va a hacer es perjudicar al productor que tenía preparado un lote de vacas para vender. Para hacer algo sensato tenemos que estar todas las partes. Nos indican como culpables del precio final pero todos saben cuánto nos pagan el kilo de hacienda en pie. Todos saben cuánto nos cuesta la alimentación y el costo de producción. Pero cuando abrimos los costos de los frigoríficos y cadenas de supermercados ahí perdemos el rastro y no podemos decir si realmente está justificado o distorsionado el valor que se le da a las distintas etapas.

“Es muy difícil que le bajen el precio en góndola de un producto que ya tomó un ritmo”

–¿Qué análisis hace de la medida que anunció el Gobierno, ya pasando unos días?

–La verdad es muy mala medida porque se toma de una manera unilateral esta decisión. Cerrar las exportaciones el único impacto que va a genera es bajar la hacienda en pie, complica al productor. Encima lo hicieron de una manera inconsulta, por eso la reacción de los productores.

–¿Piensa que pueden llegar a bajar los precios de la carne con esta medida?

–No, de ninguna manera, lo que va a bajar va a ser el valor de la hacienda en pie. La carne en góndola no creo que baje, no pasó antes, no va a pasar ahora.

«Los insumos que son importados están tomando un ritmo demasiado fuerte. El fertilizante para la pastura se ha ido de 300 a 600 dólares”

–¿Por qué?

–Porque es muy difícil que le bajen el precio en góndola de un producto que ya tomó un ritmo. Esto ha pasado en casi todo, el barril de crudo bajó a precio impensado y nunca bajó el precio del combustible y eso es algo emblemático.

«Cerrar las exportaciones el único impacto que va a genera es bajar la hacienda en pie, complica al productor»

–¿Dónde se da esa diferencia entre el productor y el precio final?

–La verdad que nosotros lo hablamos con el Presidente. Quedamos en revisar la cadena todos juntos y nunca nos convocaron a hacerlo. Todas las decisiones las toman con los más concentrados, y deciden por nosotros que somos los productores que realmente estamos atrás. Es muy probable que haya distorsiones en la cadena. Nosotros sabemos qué precio nos pagan, pero no somos formadores.

«La carne en góndola no creo que baje, no pasó antes, no va a pasar ahora»

–¿En qué momento de la cadena usted sospecha que se da esa modificación de los precios?

–Hoy puedo hablar y mentir en lo que digo porque no se pudo, como hubiésemos querido, abrir los costos de producción de cada uno y ver la composición real. Si podemos percibir que en otros productos como la carne aviar y el sector de huevos donde la remarcación en el sector comercial es muy fuerte. Está por encima de cualquier costo de producción. Los precios van teniendo una escalada que en gran parte es justificada por la inflación y el aumento de combustible.

«Es muy probable que haya distorsiones en la cadena. Nosotros sabemos qué precio nos pagan, pero no somos formadores de precios»

–¿Habló con funcionarios del Gobierno?

–Sí, pero con la gente que hablo no sé si son consultados o no. El Ministerio de Agricultura o tuvo poco que ver o no tiene poder de decisión. No estuvo en el momento de decidir. Tienen que tener un rol protagónico en estas decisiones, más afectando un sector tan grande de la Argentina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.