Acuerdo con el FMI

Funcionarios y economistas analizaron el acuerdo antes de que lo trate el Congreso

Luego de que, a última hora del viernes, el poder ejecutivo enviara al congreso el acuerdo alcanzado con el FMI para refinanciar la deuda de US$ 45.000 millones contraída por el gobierno de Mauricio Macri, comenzaron a conocerse las impresiones de funcionarios nacionales y economistas que, en general, destacaron el entendimiento al considerar que permite pagar la deuda y preserva el crecimiento económico y el empleo.

El programa de Facilidades Extendidas que se acordó tiene una duración de dos años y medio con desembolsos trimestrales, mientras que la cancelación de los mismos será entre 2026 y 2034.

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, describió el acuerdo como «importantísimo» y explicó que sin ser una solución definitiva a los problemas del país «va a alejar las incertidumbres y permitirá seguir creciendo”.

Durante una entrevista en El Destape Radio, Kulfas aseguró que “el escenario de default es un escenario de inestabilidad financiera«, en el que a la Argentina «se le reducirían más las escasas fuentes de financiamiento que hoy tiene».


El titular de la cartera de Producción, Matías Kulfas

En este sentido, el funcionario apuntó que «cuando empieza a haber inestabilidad la reacción de algunos sectores es escapar al dólar, al valor que puedan conseguir, entonces ahí las cotizaciones paralelas empiezan a tomar otra velocidad y eso naturalmente también complica muchísimo, tiene un impacto directo en los niveles de precios«.

El ministro de Interior, Eduardo «Wado» de Pedro, en tanto, dijo que el entendimiento con el organismo internacional «es el comienzo de la solución» y aseguró que «evita una catástrofe en lo inmediato».

El funcionario consideró que «Ahora el FMI tiene que comprender la nueva etapa en la que Argentina necesita mantener el nivel de crecimiento y de inclusión social y bajar los niveles de pobreza«, en una entrevista publicada por el diario El País, de España.


Eduardo «Wado» de Pedro, ministro de Interior

En la misma conversación, de Pedro señaló que «la deuda que tomó el Gobierno de Cambiemos fue irresponsable» y precisó que «fueron más de 44.000 millones de dólares, y 9 de cada 10 se utilizaron para financiar la fuga de capitales«.

Por otra parte, la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Cecilia Todesca Bocco, aseguró que el programa acordado con el FMI permitirá “crecer para estabilizar” en lugar de “estabilizar para crecer”, y sostuvo que las disidencias dentro de las fuerzas políticas de la oposición y el oficialismo se vinculan con “el tamaño del problema”.

En diálogo con Radio Mitre, Todesca Bocco, aseveró que la economía argentina necesita “recuperar reservas, generar empleo e ir disminuyendo la inflación en un contexto muy difícil”.


Cecilia Todesca Bocco, secretaria de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería

Además, la funcionaria resaltó que “Es un acuerdo factible y razonable, y que tiene en cuenta lo que colocó el ministro de Economía (Martín Guzmán) como eje: cuidar el gasto real y la inversión, y que la Argentina pueda crecer”. No obstante, indicó que hay que “avanzar rápidamente en el mismo para poner la energía en la agenda de la producción y el trabajo”.

Desde fuera del sector gubernamental, el economista Francisco Barberis Bosch, docente e investigador de la Universidad Nacional de Mar del Plata (UMdP), aseguró a la agencia oficial de noticias, Télam, que en principio «es un acuerdo beneficioso: Primero porque es un acuerdo inédito para el FMI en el sentido de que no impone reformas estructurales, que, por el contrario, sí intentó hacer el macrismo con la laboral, la previsional, y la tributaria, además de privatizaciones de empresas».

Barberis Bosch consideró que «Todo eso ya es bastante inédito», y señaló que «al acuerdo se le critica mucho porque sería un ajuste» pero que «en este caso, si bien se reduce el déficit y la emisión monetaria, eso es en simultáneo al crecimiento económico«.

Por su parte, el economista Martín Burgos, coordinador del Departamento de Economía Política del Centro Cultural de la Cooperación, dijo, también a Telam, que lo importante de este acuerdo es que «despeja los horizontes de pago en el sector externo por los próximos cuatro años. Después la gran discusión es si se puede lograr un incremento de recaudación suficiente para que se dé un incremento del gasto y una reducción del déficit«.

También señaló que «el acuerdo despeja muchas dudas porque efectivamente da certidumbre en el espacio de las reservas. Es posible que tengamos un año comercial importante por tercer año consecutivo. Ese excedente, ya habiendo resuelto la deuda con el Fondo, con las empresas privadas nacionales que tomaron deuda afuera y con los bonistas, nos deja espacio para que el excedente comercial se pueda dirigir a una mejora en el ingreso, de las exportaciones, de las inversiones en bienes de capital«.

Para Burgos, «aunque parezca increíble podemos crecer este año y el que viene. Tres años consecutivos y para lo que es la Argentina, después de 10 años mal en esa materia, es auspicioso», concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.