Mano a mano con Pablo Fazio, presidente de la Cámara Argentina del Cannabis

«El proyecto de promoción industrial de cannabis debe priorizar el interés nacional»

Pablo Fazio, presidente de la Cámara Argentina del Cannabis (ArgenCann), destacó la decisión del Gobierno nacional de incluir en el temario de sesiones extraordinarias al proyecto de promoción industrial de cannabis. “Es una señal que ratifica un rumbo, una voluntad política muy clara del Gobierno que presentó en el Congreso”, señaló y lamentó que “tuvimos el traspié con la oposición que se negó a dar quórum al tratamiento de la ley”.

En una entrevista con Economía Real, remarcó la importancia de proteger la industria nacional en la producción de cannabis y destacó el rol de las pymes. “Tenemos en frente a mercados muy importantes como los grandes laboratorios con intereses en la industria”, afirmó. Y adelantó: “Va a ser una linda puja la que hay por delante”.

¿Qué importancia tiene la inclusión del proyecto de cannabis industrial en el temario de sesiones extraordinarias?

Es vital porque sin un marco regulatorio es muy difícil pensar en esta agenda de inversión, exportaciones, puestos de trabajo, y de más se ponga en marcha con dinamismo. Es una señal que ratifica un rumbo, una voluntad política muy clara del Gobierno que presentó en el Congreso. Lamentablemente tuvimos el traspié con la oposición que se negó a dar quórum al tratamiento de la ley. Pero bueno, creemos que ahora en Diputados va a quedar resuelto el tema con la conformación de las comisiones y antes de fin de mes la ley va a llegar al recinto y con una amplia mayoría va a ser sancionada.

¿Cuáles son los puntos que más destacás del proyecto?

Es importante en principio la creación de una nueva actividad económica dentro del entramado productivo nacional, tomando al cannabis como una apuesta no solo medicinal. Si no en la diversificación de otros usos, como alimentos, bebidas, productos veterinarios. Después la utilización del cáñamo industrial como materia prima para la elaboración de una enorme cantidad de productos. Me parece importante el rol que le dan a las pymes y a los sectores de la economía social. Esperemos que ese espíritu se plasme en el otorgamiento de licencias. son las pymes las grandes generadoras de trabajo. La apuesta tiene que ser a tener un mercado dinámico y competitivo y no caer en dos empresas que concentren el mercado. Tenemos en frente a mercados muy importantes como los grandes laboratorios con intereses en la industria. Va a ser una linda puja la que hay por delante. Me parece un marco regulatorio que si encuentra después disposiciones de organismos del Estado que, sí trabajan sin una mirada restrictiva, Argentina tiene una enorme oportunidad de armar un marco regulatorio de vanguardia que va a potenciar sus posibilidades de insertarse en el mercado.

Cannabis medicinal: los detalles del proyecto que busca regular la industria  - LA NACION

¿Qué desafíos se abren para las pymes?

Va a ser la posibilidad de acceder a permisos de cultivos, eso es un desafío en sí mismo. Todavía no están claras las reglas de juego, cuántos van a ser, cómo se van a dar, y planificar la puesta en marcha del mercado. Las pymes van a tener que hacer grandes esfuerzos para conseguir el acompañamiento de parte de inversores y conseguir los recursos para poner en marcha los proyectos. Van a tener que armar equipos de gente capacitada para llevar el negocio adelante, siendo que es un industria que no tiene una trayectoria ni en Argentina ni en el resto del mundo. hay que conseguir gente con conocimientos específicos.

¿Una vez aprobada la ley cuál sería el próximo paso?

Vuelvo al tema de las licencias de cultivo. Lo primero va a ser eso, que Argentina pueda tener producción primaria de flor que la pueda transformar en productos industrializados: un alimento balanceado, cremas cosméticas, tratamientos clínicos. Hay que abrir una agenda donde argentina pueda incluir cannabinoides en la preparación y elaboración de galletitas, pastas secas, bebidas. Es una industria que hacen en el mundo en una escala no menor. Todos estos procesos incluyen la incorporación de tecnologías. No alcanza con tener la planta, hay que tener la tecnología para transformar la planta en un producto industrializados, si no, vamos a aportar aún más a un modelo únicamente productor de materia prima primarizando la actividad. Eso va a tener un impacto menor en generar puestos de trabajo.

Mendoza es pionera en reglamentar el cultivo de cannabis para uso medicinal  | Vía Mendoza

¿Qué otros obstáculos hay que superar?

La tentación de abrir nuestra economía a la importación del principio activo. Eso directamente ya atentaría contra cualquier encadenamiento productivo que vaya de la elaboración primaria a los productos procesados. Si le abrís la la posibilidad a mercados que nos llevan una década de ventaja que buscan nuevos mercados que regulen para volcar su producción se pierde mucho. Si acá solo dosificamos o fraccionamos, el trabajo productivo del pequeño agricultor que ve una oportunidad para desarrollar una actividad pierde el encadenamiento. Es una realidad en la que Argentina tiene innumerables experiencias. Hay que hacerlo con inteligencia priorizando el interés nacional.

¿Qué ejemplos de otros países te parecen más trasladables a la Argentina?

A mi me gustaría compararme con los países más avanzados. El más avanzado en regulación es Estados Unidos. Hay una industria enorme que emplea a 320 mil personas. Quisiera que Argentina se parezca a Colorado o California respecto a esto, que no solo se avance en esta agenda de usos médicos, también legalizamos el uso adulto responsable que es un enorme mercado y una agenda de derechos civiles que la mayoría de la agenda argentina suscribe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.